Entre los berries o frutos del bosque, el arándano son considerados las ” súper frutas” e incluso muchos los llaman las “frutas del siglo 21”, por sus comprobados beneficios para la salud, entre los que se incluyen un efecto antibiótico, antioxidante y desinflamatorio. Así se describe a estos exquisitos fruto color rojo (arándano agrio o cranberry) o azul (dulce o blueberry), según la especie.  Además,  son de buen sabor y puede ser comida fresca sin la necesidad de ser lavados o pelados, no tienen semillas palpables y puede ser utilizados en platos dulces y salados, fríos y calientes, en jugos y helados, en repostería e incluso en ensaladas.

Además de ser sabrosos, tienen un importante aporte a la salud. Una de sus características es la abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante. Neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo, dando lugar a efectos fisiológicos muy diversos: antiinflamatorios y antibacterianos. También incluye un importante aporte de vitamina C, lo que potencia el sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica. La fibra es un componente muy abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual puede resultar beneficioso para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal. También son una buena fuente de potasio, hierro, calcio, taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Por último, tienen un bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono.

Acopio (compra de materia prima)

Diciembre – Febrero

Producción propia

Arándanos y hortalizas= Diciembre – Enero