La castaña es un alimento típico de los meses de otoño e invierno, como la gran mayoría de los frutos secos. Pero a diferencia de estos, su aporte energético es inferior. Tiene menos grasa, un alto contenido en agua y nutrientes reguladores, como el potasio y los folatos. Por el contrario, la cantidad de hidratos de carbono es mayor que en el resto de frutos, por lo que conviene moderar su consumo en caso de diabetes.

 Son una buena fuente de minerales, entre los que destacamos el magnesio, potasio, hierro y fósforo, y según algunos estudios se les atribuyen propiedades tanto antiinflamatorias como vasculares.

Eso sí, para aquellos personas que tengan un estómago delicado, recomendamos que sean consumidas en forma cocida o asada, antes que crudas.

Las  propiedades más importantes:

  • Alto contenido en hidratos de carbono, proteínas y fibra.
  • Bajo contenido calórico (en torno a 190 Kcalorías/100 gr.).
  • Alto contenido en minerales: magnesio, potasio, hierro y fósforo.
  • Propiedades vasculares reconstituyentes y antiinflamatorias.

Acopio (compra de materia prima)

Abril – Mayo